sábado, 1 de octubre de 2011

Entrada de blog con fecha 01/10/2011 03:18 p.m.

prosa para una musa ajena

te vi escapar dejando un sendero oscuro de dolor que tus lagrimas regaban, vi la tristeza invadir tu corazón en plena primavera y corrí tras de ti sin conocerte, aun cuando tus lágrimas me fueron quemando yo seguí, y sin darme cuenta me perdí en ti. Tan hondamente te conocí que ya no me sentí perdido y aunque aún no sepa dónde nos llevara el destino, eso es lo bueno de acompañarte, sentir el dolor que me deja tu apasionada juventud, el no saber si serás completamente mía y apelo a las caricias prohibidas pues alborotaste mi alma en creación y escribo con todo el dolor que me regalan los celos que arañan mi corazón, cual fuente interminable de inspiración en las palabras de mi alma vehemente y mis deseos más ausentes.

Amé tus lágrimas aunque sean para otro, amo también tu rostro, aquel rostro jadeante pidiendo más inundado con luz de luna, y lo gritaron los vidrios discretos que nos acompañaron en vela coreando empañados el amor que te daba, pero escuché tu sonrisa pisotear la semilla que regaron alguna vez tus palabras y me regocijo en pensar que por cada musa enamorada existen dos almas perdidas y un alma perdida arrancarse las venas podría por una musa ajena aunque no sea correspondida

No hay comentarios:

Publicar un comentario